En su informe del 2007, el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) identificó las zonas de montaña como espacios particularmente sensibles al cambio climático. En este sentido, las montañas actúan como verdaderos “laboratorios vivientes”, testigos precursores de los efectos del cambio climático que podrán producirse en otros territorios.

Los Pirineos son particularmente representativos de las principales claves climáticas en zona de montaña. Como macizo montañoso más meridional de Europa ya está sometido a estos cambios: el deshielo de los glaciares, la disminución del manto de nieve, la ascensión de especies vegetales de altitud, las variaciones fenológicas de la vegetación, el adelanto de fechas de la vendimia y de las cosechas, etc.

glaciers aneto maladeta
Los glaciares del Aneto y Maladeta han retrocedido respectivamente
en 1.2km y 0.7km en apenas un siglo y medio (fuente: Association Moraine)

Desde el punto de vista más amplio de la biodiversidad, más allá de los cambios del clima o del medio, el éxodo rural y la evolución de los modos de explotación han provocado, en ciertos territorios, una pérdida de diversidad biológica, paisajística, cultural y económica que los vuelve más sensibles a los efectos del cambio global.

La población se vuelve entonces vulnerable, sobre todo por causa de los siguientes factores:
        •    una población que envejece, localizada en los bordes del macizo;
        •    zonas residenciales devoradoras de energía;
        •    la artificialización de los suelos ligada a las zonas de gran densidad de población y a las zonas turísticas;
        •    la urbanización de las zonas de piedemonte y la superpoblación de las zonas costeras;
        •    un aumento del tráfico en las zonas ya muy urbanizadas;
       
En general, los cambios antrópicos (deforestación, artificialización de suelos y urbanización, etc.) aumentarán la vulnerabilidad de ciertas zonas frente a los desastres naturales.

Principales impactos del cambio climático por sector

Para comprender mejor y anticiparse a los efectos venideros tanto en los recursos naturales como en las actividades humanas, conviene analizar algunos impactos ya observados y los que se esperan, así como las consecuencias a las que las poblaciones y los entornos naturales deberán enfrentarse. Un enfoque sectorial permite comprender mejor la vulnerabilidad de los territorios de los Pirineos.

    > El turismo:
un sector prioritario
    > La agricultura y la ganadería:
entre la gestión del riesgo y la oportunidad
    > El bosque:
una gestión forestal por adaptar
    > Gestión del agua:
un recurso más escaso
    > Ecosistemas, biodiversidad y servicios ambientales:
impactos variables e inciertos
    > Industria y energía:
una vulnerabilidad variable, dependiente de otros factores
    > Planificación territorial, urbanismo y transporte:
consecuencias de la evolución de los riesgos naturales
    > Salud humana:
las olas de calor y sus efectos como riesgo principal

   


>  Para saber más sobre los impactos y la vulnerabilidad puede consultar el diagnóstico territorial del “Estudio sobre la adaptación al cambio climático en los Pirineos“ (Capítulos 2. Las manifestaciones del cambio climático en los Pirineos, y 3. Vulnerabilidad del territorio frente al cambio climático) realizado en el marco del proyecto OPCC-POCTEFA.

 

logoCtp

 

logoTourbillon2


ue feder.png

logoAndorre

logoAquitaine

logoAragon

logoCatalogne

logoPaysBasque

logoLr

logoMP

logoNavarre