Recursos hídricos

Usted está aquí

El cambio climático podría provocar cambios en los ríos y lagos de los Pirineos, y especialmente en la aportación anual de los ríos.

EL cambio climático ha generado cambios en las aportaciones medias anuales de muchos ríos de los Pirineos en las últimas décadas. Sin embargo estos cambios se atribuyen tanto a causas climáticas como a cambios en los usos del suelo y de la cubierta vegetal, resultando complicado cuantificar la influencia de cada factor por separado.

En la cuenca del Ebro se han detectado descensos significativos del caudal anual en más del 50% de las estaciones de aforo estudiadas entre 1950-2010.

El calentamiento global también podría estar generando cambios en el régimen mensual de los ríos.

El descenso de la acumulación invernal de nieve, a causa de las temperaturas más altas y el menor número de precipitaciones en forma de nieve, está provocando un aumento de los caudales durante el invierno.
En cambio, la mayor frecuencia e intensidad de las sequías está provocando la disminución de los caudales de los ríos en verano y otoño.
La acumulación de nieve por debajo de los 1.500 m podría llegar a reducirse en un 78% en el último cuarto del siglo XXI

 

El cambio climático también podría incidir en la calidad y cantidad de las aguas subterráneas.

Los acuíferos superficiales y poco profundos son especialmente sensibles a los cambios en las condiciones climáticas.
Es previsible que los cambios en el balance hídrico anteriormente mencionados influyan también en la recarga y descarga de los acuíferos, pudiendo causar escasez de agua en las zonas sin suficiente capacidad de embalse.
Según los principales estudios, la recarga de los acuíferos podría disminuir hasta un 20% en algunas zonas de la cordillera a mediados de siglo. Esto podría suponer una reducción del caudal de muchos manantiales.

 

El aumento de las temperaturas y los cambios en el ciclo del agua inducidos por el cambio climático pueden alterar las características físicas y químicas de las aguas pirenaicas, influyendo en su calidad.

Las sequías y los períodos de estiaje más largos tienen un efecto directo en la composición química de las aguas, ya que al disminuir la cantidad de agua aumenta la concentración a la que se encuentran los contaminantes, disminuyendo la calidad de las aguas.. Por otro lado, la mayor frecuencia e intensidad de riadas y avenidas podría desembocar en un incremento de los aportes de nutrientes y sustancias contaminantes de origen humano a los ríos. Esta estrecha relación entre calidad (química y ecológica) y el caudal ha sido plenamente reconocida e integrada en la Directiva Marco del Agua Europea. La combinación de bajos caudales y la presencia de sustancias tóxicas que afectan a las comunidades biológicas acuáticas está provocando problemas estructurales y funcionales en los ecosistemas fluviales.

 

Los varios impactos del cambio climático en las masas de agua pueden desencadenar efectos graves en la composición biológica de las masas de agua.

A medida que los ríos y arroyos se vuelven más cálidos, los peces de aguas cálidas desplazan a los peces de aguas más frías de su hábitat.Como consecuencia del cambio climático, se ha constatado una redistribución generalizada de diferentes especies de las aguas continentales hacia altitudes más elevadas.
El cambio climático también está afectando a las comunidades de algas y en general a la productividad de las aguas a causa de la mayor concentración de nutrientes, temperaturas más altas y un mayor número de horas de luz en el caso de los lagos de alta montaña.

Recomendaciones

  • Para abordar los retos del cambio climático en relación a los recursos hídricos es necesario adoptar una visión integradora de la gestión del territorio, que replantee la distribución territorial del uso del agua.
  • En cuanto a las lagunas de conocimiento, será necesario reorientar los estudios del impacto del cambio climático en el ciclo hidrológico de los Pirineos para que consideren la cordillera en su totalidad, integrando ambas vertientes en una misma unidad.
  • También es necesario promover el desarrollo y mantenimiento de redes de seguimiento del cambio climático, incluyendo indicadores que faciliten el seguimiento y caracterización del impacto del cambio climático sobre el balance hidrológico.

Geoportal

 

 

 

 

Acceder

Comité técnico y Comité ejecutivo

Govern d'Andorra Région Nouvelle-Aquitaine Gobierno de Aragón Generalitat de Catalunya Eusko Jaurlaritza | Gobierno Vasco Occitanie Nafarroako Gobernua | Gobierno de Navarra


Comité de coordinación y socios del proyecto OPCC2

FORESPIR CTP Universidad Zaragoza IPE - CSIC Conservatorie Botanique National EEAD - CSIC brgm


Cofinanciadores del proyecto OPCC2

Occitanie alima'agri POCTEFA Fundación Biodiversidad PIMA adapta

OBSERVATORIO PIRENAICO DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Avenida Nuestra Señora de la Victoria, 8
22.700 - Jaca
Huesca - España

+34 974 36 31 00
info_opcc@ctp.org

Contactar