Riesgos naturales y población

Usted está aquí

Es altamente probable que los Pirineos sufran un aumento de los fenómenos meteorológicos extremos.

Aunque la evolución mejor documentada es la de las olas de calor, es muy probable que  las sequías, las lluvias intensas y olas de frío también aumenten su frecuencia e intensidad durante las próximas décadas, mientras que las granizadas aumenten sólo su intensidad.

El calentamiento global podría influir en la frecuencia e intensidad de inundaciones y crecidas

El cambio en el régimen de las precipitaciones, junto con el anticipo en el calendario del deshielo primaveral, podrían provocar tanto un aumento del número de inundaciones como un incremento de su intensidad. Si bien es cierto que no hay una tendencia clara para todo el territorio ya que la cantidad de factores en juego, y en particular el aumento de la masa forestal y los cambios en los usos de suelo, podrían estar enmascarando dicha tendencia.

En las últimas décadas las inundaciones de carácter "extraordinario" han sido más frecuentes en buena parte de los Pirineos, aunque los daños provocados por estas han sido menores gracias a los esfuerzos realizados en la disminución de los niveles de exposición.
A causa del continuo proceso de despoblación rural y del aumento de la cubierta forestal, es muy probablemente que en el futuro la problemática afecte sobre todo a determinadas zonas turísticas de los Pirineos.

La mayor variabilidad del clima que deriva del cambio climático podría desencadenar una mayor frecuencia de eventos tipo deslizamientos de terreno,  desprendimientos de roca y avalanchas.

Es previsible que eventos naturales generalmente detonados por factores meteo-climáticos (altas temperaturas, precipitaciones intensas) sean más frecuentes en futuro.

El incremento de las temperaturas y las olas de calor han provocado un aumento de fenómenos tipo deslizamientos de rocas, aludes, así como de corrimientos de tierra.
En algunas zonas de los Pirineos ha habido un incremento del número de aludes de gran magnitud en los últimos años.
Sin embargo, todavía resulta complicado definir con exactitud la relación entre la intensidad de las precipitaciones o el aumento de las temperaturas con el incremento de  eventos como caídas de piedra, deslizamientos o derrumbes.

El aumento de las temperaturas medias podría provocar un incremento de los riesgos asociados a la aceleración del proceso de degradación de los glaciares y zonas heladas.

Es probable que el calentamiento global altere la dinámica de las zonas heladas y glaciares de los Pirineos, alterando su estabilidad. Esto podría aumentar el  riesgo de que ocurran más episodios potencialmente peligrosos como caídas de roca o desprendimientos de materiales, especialmente en zonas con pendientes pronunciadas.

En la cara noroeste del monte el Vignemale se ha detectado un aumento de los desprendimientos durante los últimos años asociados a un deterioro del permafrost (tierras permanentemente heladas) debido seguramente a procesos de degradación causados por las altas temperaturas.

Recomendaciones 

  • Potenciar estudios de caracterización local de los riesgos naturales incorporando en la medida de lo posible las proyecciones futuras del clima (ej. sustituir los actuales valores de referencia por otros que incorporen las posible evolución climática en los modelos de cálculo de riesgos).
  • Priorizar la selección de medidas “robustas” en cuanto a que resultan eficaces para la reducción de la vulnerabilidad a los riesgos naturales,  cuyos resultados sean positivos independientemente de la evolución del clima y de las incertidumbres(ej. combinar soluciones basadas en la naturaleza con medidas estructurales y medidas de gestión).
  • Mejorar el conocimiento del impacto del cambio climático sobre los desastres naturales y, en particular, a llevar a cabo un inventario de las medidas existentes para la prevención de inundaciones; a elaborar mapas de riesgos naturales; a crear herramientas de ayuda a la decisión y, al mismo tiempo, a integrar las proyecciones climáticas. 
  • Mantener y optimizar los actuales sistemas de seguimiento de los diferentes peligros naturales de manera que permitan una mejor monitorización en las zonas ubicadas en altura y/o de difícil acceso, potenciando además la cooperación 

Geoportal

 

 

 

 

Acceder

Comité técnico y Comité ejecutivo

Govern d'Andorra Région Nouvelle-Aquitaine Gobierno de Aragón Generalitat de Catalunya Eusko Jaurlaritza | Gobierno Vasco Occitanie Nafarroako Gobernua | Gobierno de Navarra


Comité de coordinación y socios del proyecto OPCC2

FORESPIR CTP Universidad Zaragoza IPE - CSIC Conservatorie Botanique National EEAD - CSIC brgm


Cofinanciadores del proyecto OPCC2

Occitanie alima'agri POCTEFA Fundación Biodiversidad PIMA adapta

OBSERVATORIO PIRENAICO DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Avenida Nuestra Señora de la Victoria, 8
22.700 - Jaca
Huesca - España

+34 974 36 31 00
info_opcc@ctp.org

Contactar